that interfere, but necessary for little bit..

Rock

Poema De Las Manos

| 12.12.2019

8 Comments

  • Grogis says:
    LAS MANOS de Miguel Hernández. Dos especies de manos se enfrentan en la vida, brotan del corazón, irrumpen por los brazos, saltan, y desembocan sobre la luz herida. a golpes, a zarpazos. La mano es la herramienta del alma, su mensaje.
  • Dilkree says:
    Sep 18,  · Dos Alas - Ascension - Bello Poema de Alfredo Espino - Recitado por Ana Elisa Garcia Relatos Nocturnos LAS MANOS DE MI MADRE - Duration: Alex Romero , views.
  • Bakazahn says:
    May 01,  · Las Manos De Mi Madre del Poeta Alfredo Espino by Cindy Susana Mendoza Cindy Susana Mendoza Castro views. Las Manos de Mi Madre Alfredo Espino'' Poema'' - Duration: Jucuapense1.
  • Tukinos says:
    Dame la mano es un poema enmarcado en el libro Ternura, segundo poemario de la escritora, una obra que pretende no solo entretener y educar a los niños, sino también alertar a los adultos sobre su responsabilidad en la educación de los más pequeños.
  • Tygoshakar says:
    poema de lavar las manos - Buscar con Google. Higiene De Manos Habitos De Higiene Lavado De Manos Actividades Para Primaria Actividades De Aprendizaje Texto Instructivo Para Niños Lectura .
  • Maugore says:
    son parte del misterio donde actúa la mano. Como yo, mi mano es algo que está en el mundo para aceptarlo todo. Ahora, que en la tarde, cuando contemplo lo que escribe estas voces sin el honor de algunas precisiones, oscuramente comprendo jirones de su metáfora. Como un libro sagrado, celosamente guardado por el enigma de su lengua, se ha desgajado otra día por el paso de la mano.
  • JoJojind says:
    LAS MANOS. Mira tu mano, que despacio se mueve, transparente, tangible, atravesada por la luz, hermosa, viva, casi humana en la noche. Con reflejo de luna, con dolor de mejilla, con vaguedad de sueño, mírala así crecer, mientras alzas el brazo, búsqueda inútil de una noche perdida, ala de luz que cruzando en silencio.
  • Kazrami says:
    Las manos blancas, finas e insensibles de sangre holandesa que ostentaron por un tiempo una argolla de matrimonio, le mostraron la frialdad del mundo. Pero otras manos bellas, diestras con el pincel, lo reconciliaron con la vida, antes de estrechar las suyas en una necesaria despedida. Pero he aquí que llegaron a su tiempo, como palomas, las manos de su caricia presentida. Anidaron en su pecho y se .

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *